¿Para qué sirve un seguro temporal?

Cada vez son más las personas que se preocupan de tomar ciertos resguardos en lo que respecta a la protección de sus seres queridos. En consecuencia, la industria aseguradora ha reaccionado, ha sabido responder y satisfacer la demanda cada vez mayor de seguros especializados para cada necesidad.

Entre la extensa gama de productos disponibles en el mercado, han aumentado últimamente los Seguros de protección: Vida temporal, que permiten garantizar la seguridad económica para la familia, o los dependientes de la persona asegurada, en el caso de algún accidente, invalidez completa o parcial, enfermedades graves o fallecimiento, entre otras coberturas. Existen muchas variables del producto dependiendo de la compañía con la que se contrate, y las garantías que permitan incluir.

Se llaman Seguros de protección: Vida temporal, porque debe tener una fecha de término, que puede ser de un año, dos, cinco, o los que el contratante acuerde con la empresa. De esta manera, si el asegurado fallece en el período de vigencia de la póliza, los beneficiarios recibirán el capital contratado que se pacta al principio de la negociación y puede variar de acuerdo a las diferentes necesidades y la capacidad económica del cliente.

Entre los beneficios de este tipo de contrato destaca el hecho de que lo que reciben los beneficiarios o los familiares es inembargable y no está sujeto a Impuestos a la Herencia, por lo tanto el patrimonio pactado es recibido íntegramente. Por otro lado, no es necesario realizar los trámites de posesión efectiva para cobrar la póliza, permitiendo que la compañía aseguradora disponga del capital de manera inmediata, muy útil para los gastos imprevistos que surgen en estas circunstancias.

Otras de las ventajas de los Seguros de protección: Vida temporal es que la prima tiende a ser un poco más baja que otros seguros de vida convencionales. Asimismo, algunas pólizas permiten la devolución de lo pagado en el caso de que al final del contrato el titular no haya fallecido. Esta es una modalidad muy popular entre muchas familias y profesionales jóvenes de 20 y 40 años, ya que funciona también como un ahorro.

Finalmente, antes de firmar cualquier acuerdo, el interesado debería informarse de todas las opciones disponibles y dedicar un poco de tiempo para leer, cotizar y comparar las diferentes opciones en el mercado, y así asegurarse que está tomando la mejor decisión.

, ,

Comments are closed.